Tag Archives: 25 de enero 2011

Comunicado de los 300 emigrantes en huelga de hambre 5 de febrero de 2011

Comunicado de los 300 emigrantes en huelga de hambre

5 de febrero de 2011

Ya en el duodécimo día en huelga de hambre, queremos una vez más hacer varias aclaraciones en torno a la dura lucha que hemos decidido llevar a cabo en favor de una vida digna.

Ahora que ha parado la guerra sucia, el lodo y las mentiras que durante los primeros días de la huelga de hambre en la Facultad de Derecho pusieron en marcha los medios de comunicación masiva, ahora que la engañosa discusión sobre el asilo universitario se ha dejado a un lado, ahora que mandan a juicio a compañeros nuestros griegos acusados prácticamente de tráfico ilegal de personas, ahora que incluso hay ministros que consideran justas varias de nuestras peticiones, ahora ha llegado la hora de que se escuche más fuerte nuestra justa demanda de una legalización que ponga fin a la explotación que venimos sufriendo desde hace años en Grecia.

Declaramos una vez más por todos los medios y en todas partes que vivimos desde hace años en Grecia, que trabajamos sin seguridad social y con sueldos de penuria. Hemos llegado a Atenas y a Salónica y hemos empezado esta lucha porque ¡YA BASTA! Esta decisión es absolutamente nuestra, de nosotros, de los 300, y de todos los emigrantes que han confiado en nosotros para luchar por ella.

No vamos a dejar esta huelga de hambre sea lo que sea lo que nos pase a nosotros, a nuestra salud o a nuestra vida. O salimos de esto como seres humanos dignos con la cabeza alta y con garantías de vamos a vivir legalmente y con derechos o, si no, no tenemos razón para seguir viviendo.

Nuestra lucha es también la lucha de todos los compañeros griegos. Les hacemos una vez más un llamamiento para que estén de nuestro lado y a la altura de las circustancias.

Pedimos al gobierno que deponga su actitud inmovilista hacia nosotros y que cumpla con lo obvio: somos trabajadores en Grecia y, o nos trata como a tales, o que vaya dando ya el encargo de preparar 300 féretros.

5 de febrero de 2011

En el duodécimo día de la huelga de hambre.

Los emigrantes en Huegla de Hambre

 

solidaridad con los 300 inmigrantes en huelga de hambre en Grecia

solidaridad con los 300 inmigrantes en en huelga de hambre en Grecia

solidaridad con los 300 inmigrantes en en huelga de hambre en Grecia

solidaridad con los 300 inmigrantes en en huelga de hambre en Grecia

Advertisements

Comunicado de la asamblea de los inmigrantes huelguistas de hambre desde el 25 de enero

Comunicado de la asamblea de los inmigrantes huelguistas de hambre desde el 25 de enero

Somos inmigrantes que vivimos en toda Grecia. Hemos llegado aquí perseguidos por la pobreza, el desempleo, las guerras, las dictaduras. Las multinacionales occidentales y sus sirvientes políticos en nuestros países no nos han dejado otra opción que arriesgar nuestras vidas 10 veces para llegar hasta la puerta de Europa. Occidente, que está saqueando nuestros países, como tiene un nivel de vida infinitamente mejor que allí, es nuestra única oportunidad de vivir como seres humanos. Hemos llegado a Grecia (entrando al país normalmente o no) y estamos trabajando para vivir, nosotros y nuestros hijos. Estamos en estado de indignidad y a la oscuridad de la ilegalidad, así que los patrones y los servicios del Estado saquen provecho de la explotación salvaje de nuestro trabajo. Vivimos con nuestro sudor y con el sueño de conseguir algún día los mismos derechos que nuestros colegas griegos.

Últimamente las cosas se han vuelto muy difíciles para nosotros. Mientras se van recortando los salarios y las pensiones, mientras todo se hace más caro, el inmigrante se presenta como el culpable, como el responsable de la miseria y la explotación brutal de los trabajadores griegos y los propietarios de pequeños negocios. La propaganda de los partidos y grupos racistas y fascistas se ha convertido ya en el lenguaje oficial del Estado con respecto a la cuestión migratoria. Su fraseología es reproducida casi idéntica por los medios de comunicación cuando hablan de nosotros. Sus “propuestas” son declaradas ya como política del gobierno. Un muro a lo largo del río Evros, en la frontera con Turquía, cuarteles flotantes y el Ejército Europeo en el mar Egeo, pogromos y escuadrones de asalto en las ciudades, deportaciones masivas. Están tratando de convencer a los trabajadores griegos, que constituimos una amenaza repentina para ellos, que nosotros tenemos la culpa de la ofensiva sin precedentes que sus propios gobiernos han lanzado contra ellos.

La respuesta a la falacia y la brutalidad se debe dar ya y la vamos a dar nosotros, los inmigrantes. Ponemos delante nuestras vidas para detener la injusticia contra nosotros ya. Exigimos la legalización de todos los inmigrantes, pedimos la igualdad de derechos políticos y sociales y de obligaciones con las trabajadoras griegas. Pedimos a nuestros compañeros trabajadores griegos y a cada hombre que sufre él también la explotación de su sudor, que se ponga junto a nosotros. Que apoye nuestra lucha, que no deje prevalecer en su país la falacia y la injusticia, el fascismo y el totalitarismo de las élites políticas y económicas. Es decir, lo que ha prevalecido en nuestros países y nos ha obligado a emigrar para poder vivir con dignidad, nosotros y nuestros hijos.

No tenemos otra manera de hacer oír nuestra voz, de que sepáis nuestra causa. Trescientos (300) de nosotros de toda Grecia vamos a iniciar una huelga de hambre en Atenas y Tesalónica el 25 de enero. Ponemos nuestras vidas en riesgo, porque al fin y al cabo esto no es una vida para un hombre decente. Preferimos morir aquí, a que nuestros hijos vivan lo que hemos vivido nosotros.

enero de 2011,

La Asamblea de los inmigrantes huelguistas de hambre

Castellano

Somos inmigrantes, hombres y mujeres, de todos los rincones de Grecia. Vinimos a este país perseguidos por la pobreza, el desempleo, la guerra, las dictaduras. Las multinacionales occidentales y sus vasallos políticos en nuestros países de origen no nos dejaron más opción que arriesgar mil veces nuestra vida para llegar a las puertas de Europa. Occidente, que saquea nuestros recursos, y disfruta así de un nivel de vida infinitamente más alto que el de nuestros países, constituye para nosotros la única esperanza de vivir como seres humanos. Hemos entrado  en Grecia ―de manera legal o ilegal―, y trabajamos aquí para poder vivir nosotros mismos y nuestros hijos. Vivimos en la indignidad, en las sombras de la clandestinidad, de modo que los patrones y los servicios del Estado se benefician de la salvaje explotación de nuestro trabajo. Vivimos con el sudor de nuestra frente, y con el sueño de obtener algún día los mismos derechos que nuestros compañeros griegos.

Últimamente, la situación se ha hecho muy difícil para nosotros. Cuanto más se recortan sueldos y pensiones, cuanto más suben los precios, más se tiende a presentar al inmigrante como culpable y causante del empobrecimiento y la feroz explotación que padecen los trabajadores y los pequeños empresarios griegos. La propaganda de las organizaciones y los partidos fascistas y racistas se ha convertido en discurso oficial del Estado con respecto a la inmigración. Los medios de comunicación reproducen literalmente sus expresiones cuando hablan de nosotros. Sus «propuestas» ya se anuncian como políticas gubernamentales. Muro en el río Evros, centros de detención flotantes y euroejército en el Egeo, pogromos y batallones de asalto en las ciudades, deportaciones masivas. Pretenden convencer a los trabajadores griegos de que, de repente, representamos una amenaza para ellos, de que somos nosotros los culpables de la agresión sin precedentes de que son objeto por parte de sus propios gobiernos

La mentira y la barbarie exigen una respuesta  que no puede esperar, y se la daremos nosotros, las mujeres y los hombres inmigrantes. Ponemos en juego nuestra vida para detener ya la injusticia que se nos hace. Pedimos la legalización de todos los inmigrantes, hombres y mujeres, pedimos la igualdad de derechos y deberes,  políticos y sociales, con los trabajadores griegos. Pedimos a nuestros compañeros griegos, trabajadores y trabajadoras, a todas las personas explotadas, que se pongan a nuestro lado. Que apoyen nuestra lucha, para impedir que prevalezcan en su propio país la mentira y la injusticia, el fascismo y el absolutismo de las élites políticas y económicas. Es decir, para impedir que ocurra lo que ya ocurrió en nuestros países, y nos obligó a emigrar para poder vivir, nosotros y nuestros hijos, con dignidad.

No tenemos otra forma de hacer oír nuestra voz, de proclamar la razón que nos asiste. Trescientos (300) de nosotros iniciamos una huelga de hambre a escala nacional, en Atenas y Salónica, el 25 de enero. Ponemos en peligro nuestra vida, porque, de todos modos, para una persona con dignidad, esto no es vida. Preferimos morir ahora a que nuestros hijos vivan lo que nosotros hemos tenido que vivir.

Enero de 2011

Asamblea de inmigrantes en huelga de hambre